Opinión

El arte del olvido

Por:
septiembre 07, 2013
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

El jueves 5 de septiembre, se inauguró en la galería Alonso Garcés en Bogotá, la exposición de Carlos Granada. Llegamos una hora antes de que iniciara la exposición para verla con calma, sin saludo ni fotos de sociales,  y la primera frase  que dice la persona que me acompañaba fue: huele a moho.

Evidentemente, se trata de una exposición de cuadros guardados y envejecidos por el tiempo cruel, que nos muestra otra época pictórica, otra historia social, otro manejo burdo de la pintura, otros temas de la realidad, aunque tenemos que admitir que lo único continua y desafortunado, es la violencia que  sigue su camino entre nosotros. Como bien lo anota Germán Rubiano en el plegable de la exposición: “La obra artística de Granada es el alegato más beligerante que se haya hecho contra la violencia en Colombia. Sus personajes masacrados, mutilados y destripados constituyen la figuración más cruda y urticante del arte nacional”.

Loable la condición del galerista de revivir a un artista que se apagó hace mucho tiempo. Pero se equivocó de personaje porque el artista no evolucionó en su propuesta. Se quedó amarrado a unas historias sin vigencia. Puede ser significativa y actual que el manejo de la pintura horrenda tenga sus convicciones, pero ya pasaron los tiempos, y Granada se quedó anclado en su agresividad, en la historia de los seres humanos, en las composiciones imaginarias recargada de símbolos donde desafiaba sus significados con rebeldía rabiosa.

C granada 4

Hoy en día la pintura de Granada no conjuga tiempos y quedó amarrada a esquemas de un imaginario colectivo, como puede verse en el tratamiento sexual de los desnudos que, aparte de que son grotescos, el mundo desagradable de las zonas oscuras  no aporta nada al bello universo que existe sobre este tema en la historia del arte. Hoy en día se dicen y se representan peores realidades pero sin un grotesco acercamiento al tema de lo femenino con  connotaciones repetidas que no aportan nada a la pintura nacional.

Cgranada2

Por otro lado se encuentra el manejo de una luz tenebrosa que tampoco nos propone una reflexión sobre el claro oscuro o el manejo de la luz en sí misma.  Solo nos imaginamos lo sórdido de un lugar común, siempre posible entre los seres humanos. Pero no es un tratamiento de la atmosfera, ni del clima, sino es una mala y acartonada escenografía teatral de los viejos tiempos. Nada aporta en nuestra corta trayectoria, nada deja más que un testimonio de un valiente que se le olvidó que el tiempo pasa.

En la exposición hay un cuadro metafísico interesante que responde a una geometría recurrente en Granada, que aunque no tiene nada de actual, resulta interesante porque el manejo del rojo lo ayuda en la composición de un óleo sobre lienzo del 2007 y que lo bautizó Interior en penumbra.

C granada 3

También se encuentra en la exposición el dibujo preparatorio y la obra Homenaje a Garay de año 2.000 obra redundante, pesada, llena de argumentos que apabulla ese bello consentimiento de “ver” que acosa y nos deja con la idea de que la belleza no hace parte de su repertorio tenebroso al que ya estamos acostumbrados por los grandes artistas de la historia. Ya todo eso se ha dicho en el arte pero, este repertorio hace parte de lo se quedó atrás en el mundo de los recuerdos con la connotación de un lugar húmedo y viejo que huele a olvido.

 

-Publicidad-
0
408
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Ensamblar lo diferente

Ensamblar lo diferente

¿Por quién suenan las campanas de Salcedo?

¿Por quién suenan las campanas de Salcedo?

La ventana de la felicidad

La ventana de la felicidad

La vida encapsulada

La vida encapsulada

Entre la memoria y el olvido

Entre la memoria y el olvido

La otra cara de la moneda

La otra cara de la moneda

La euforia de Bogotá cultural

La euforia de Bogotá cultural

La falsa ilusión de la verdad

La falsa ilusión de la verdad