Con el puente Chirajara perdimos todos

Aunque ya fue demolido y hay que continuar, hace falta cuestionarse sobre qué lecciones nos deja este hecho

Por: David Sáenz Guerrero
Julio 11, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Con el puente Chirajara perdimos todos
Foto: Twitter @GobMeta

Hoy se demolió lo que quedaba del puente Chirajara en el departamento del Meta. No solamente se ha destruido el puente, sino también el tiempo laborioso de los obreros que prácticamente han entregado un gran número de días, meses y años a su construcción.

Además, perdimos todos los colombianos, ya que son nuestros muchos impuestos los que se esfumaron y la ciudadanía no gozó. Impuestos que pagamos arduamente, privándonos de comer mejor, tener más acceso a la cultura, mejor educación, mejores vacaciones, etc.

Del mismo modo, perdieron las universidades en donde se formaron los profesionales que dirigían la obra y que por tanto tenían la responsabilidad no solamente científica sino también ética frente a un compromiso específico con el país.

Pierde la educación en su generalidad, porque no nos ha enseñado a disentir, es decir, a ser capaces de alzar nuestra voz cuando sentimos y tenemos pruebas de que algo no está bien. Seguramente hubo trabajadores de la obra y tal vez ingenieros que se dieron cuenta de que en algún momento el puente podría colapsar y no dijeron nada, porque en sus escuelas no privilegiaron la práctica que posibilitaba la capacidad del disenso y, por el contrario, encumbraban el silencio caracterizado por una obediencia ciega.

De cualquier modo, el puente ya ha sido demolido y tenemos que seguir avanzando. Aun así, se hace fundamental que después de este infortunio nos hagamos las siguientes preguntas: ¿seguirán siendo los más sencillos quienes continúen poniendo los muertos por la irresponsabilidad de las empresas?, ¿seguiremos permitiendo los colombianos que nuestros impuestos sean malgastados, aun cuando en gran parte vivimos en función de pagarlos?, ¿están las facultades de ingeniería del país formando profesionales éticos y altamente capacitados?

Por último, quiero recordar a quienes perdieron su vida el día que el puente colapsó y a los trabajadores que han entregado su salud y su comodidad, pues ¿cuánto tiempo no pasan al día bajo el aniquilante sol? Es más, quisiera dejar un interrogante más: ¿se habrá hecho una estadística del número de enfermos de cáncer de piel en los trabajadores de las vías?

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
446

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Néstor H. Martínez, como abogado, le ahorró millones a Coviandes, empresa a la que se le cayó el puente de Chirajara

Néstor H. Martínez, como abogado, le ahorró millones a Coviandes, empresa a la que se le cayó el puente de Chirajara

El otro lío del diseñador del puente que se cayó en la vía a Villavicencio

El otro lío del diseñador del puente que se cayó en la vía a Villavicencio