"Colombia está hecha pedazos debido al proceso de paz"

“Paloma Valencia quería revocar el Congreso. Es una alternativa más que viable para destrabar el país en estos momentos”

Por: Juan Esteban Matallana Esguerra
diciembre 04, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Cuando Juan Manuel Santos anunció el comienzo del proceso de paz en 2012, jamás se imaginó que lograría dividir la sociedad colombiana de manera implacable, lograría hacer que las familias dejaran de comer juntos, que los amigos se dejaran de hablar durante semanas enteras para no discutir, que las redes sociales se convertirían en un verdadero campo de batalla y que la polarización en el país alcanzaría extremos jamás vistos en la historia colombiana.

Colombia está hecha pedazos debido al proceso de paz, la manera en que se llevó a cabo dice mucho sobre la situación actual del país. El gobierno, que se tomo más de 4 años para escuchar las propuestas de la FARC, no tuvo la más mínima intención de preguntarle a los demás sectores políticos, principalmente a la oposición, que pensaban sobre el acuerdo, qué propuestas tenían y en qué no estaban de acuerdo.
La decisión del Gobierno de dejar a medio país fuera de las negociaciones de La Habana tuvo efectos el 2 de octubre, cuando los que antes habíamos sido ignorados por el gobierno obtuvieron el 50,22% de los votos, expresando que no estaban de acuerdo con los acuerdos firmados en La Paz, mostrando su inconformismo con la forma en que se llevaron a cabo y diciéndole al mundo entero que los colombianos que leímos los acuerdos, no estamos dispuestos a cederle el gozo de la impunidad a una cúpula de terroristas, criminales de lesa humanidad, que nunca hicieron ninguna labor social para el país.

Ponerse en nuestro lugar

Lo primero que el país tiene que hacer es escuchar el por qué del resultado del 2 de octubre, ¿por qué gano el No?
No puedo responder con certeza por qué los 6 millones de personas votaron No, desafiando a una campaña a favor del Sí que había convertido a los opositores en enemigos de La Paz, cuando somos todo lo contrario a esa denominación que injustamente nos atribuyó el Gobierno, cuando vieron que estábamos inconformes con ciertos puntos del acuerdo y con la manera en que se había llevado acabo.
Yo apoyé el No según mis propios principios, valores y convicciones, porque sentía que debíamos ser críticos ante esta oportunidad de definir el futuro del país, en el que los jóvenes vamos a construir nuestro futuro y el resto de nuestras vidas.
La impunidad fue uno de los puntos que más me generó descontento; al leer el acuerdo en su totalidad, las 297 páginas, y luego las más de 100 modificaciones realizadas por el Gobierno, llegue a la conclusión que a los guerrilleros de las Farc les convenía mucho que se firmara La Paz, porque iban a obtener privilegios en justicia que ningún soldado jamás va a lograr obtener.

El modelo de justicia tenía varias fallas claves, como determinar la pena de un criminal según las "verdades" que este cuente. Cómo es posible que la justicia de nuestro país fuera a caer en manos de la honestidad de gente que está acostumbrada a la violencia como única vía de expresión, que jamás ha hablado con la verdad en su vida y que no tiene ningún sentido social o de reparación. Como le íbamos a creer a las Farc ahora, si durante 4 años se burlaron en la cara de todo el país; yo no olvido al Coronel Álzate, tampoco olvido el ataque a las fuentes de agua y a las petroleras, no olvido cuando las Farc dijeron que iban a rodear Bogotá y a dejarla sin luz, no olvido cuando Timochenko dijo que las Farc no tenían fondos privados, pero me acuerdo perfectamente como el día antes del plebiscito admitió que si tienen fondos.... Yo no les creo a las Farc.
Tampoco estuve de acuerdo con que se usara este acuerdo para decidir sobre el futuro de la agricultura y de la empresa agrícola del país. En que punto este proceso de paz se convirtió en un conservatorio sobre los métodos de riego que se pueden dar en el campo?Es claro que en estas 297 páginas había decenas de puntos que solo buscaban reflejar la ideología de las Farc; eran sin duda alguna requisitos de estos para seguir negociando.
Tampoco estuve de acuerdo en que se debilitara la autoridad de las Fuerzas Armadas. Estas no estuvieron lo suficientemente presentes en la mesa de diálogo como debieron estarlo. Pregúntese usted que pensara un soldado cuando le pidan hacer guardia al frente de la casa de Timochenko o del Paisa en dos años cuando sean senadores, estamos haciendo que nuestros soldados protejan con sus vidas criminales que hasta hace meses estaban dispuestos a matar cada soldado que se les pasara al frente.

¿Como salimos adelante?

Ya con el acuerdo "aprobado" por el Senado, pero rechazado contundentemente por el pueblo colombiano (constituyente primario), no quedan muchas medidas que nosotros, los que apoyamos el No podamos realizar sin contribuir más a la división del país y a la polarización.
Antes de que el país nos empiece a culpar por la polarización que se ha creado, siento la obligación de decir que fue el propio Juan Manuel Santos que nos llevó a este escenario, al excluir a un sector del país, que el creía minoritario, de los diálogos que definirían el futuro de nuestra nación. ¿Qué creyó Presidente, que todos los jóvenes le íbamos a aplaudir e íbamos a ir a gritar como degenerados a la Plaza de Bolívar a favor de un acuerdo que la mayoría de esos gritones poéticos nunca leyó? ¿Usted creyó que todos los jóvenes son así? ¿Que ya no hay jóvenes con capacidad de reflexión y de crítica?
Déjeme decirle que usted se equivocó brutalmente al dividir al país, más cuando en el proceso descubrió que los ignorados somos mayoría.

Hace poco tiempo leí que Paloma Valencia quería revocar el Congreso. Es una alternativa más que viable para destrabar el país en estos momentos, cuando este congreso no representa la realidad política del país. En el 2014, cuando se eligió el Senado, no había un acuerdo final aprobado, se creía que los que nos oponíamos éramos una minoría, que no había jóvenes que estuvieran en contra de este proceso y que hubiera discrepancias dentro de los mismos partidarios del Si, sino pregúntenle a Petro que opina del sistema de justicia propuesto en el acuerdo y de la representación política que tendrán las Farc, el mismísimo Petro dudaba del acuerdo.
Al tener un nuevo Congreso se podría llegar a avanzar más rápidamente hacia una reconciliación política, porque con la configuración actual de la política colombiana, la oposición va a seguir siendo ignorada y se va a seguir fomentando la división social.

Creo, aún así, que la solución a la situación actual no es revocar el congreso, sino que se debe convocar a un Gran Pacto Nacional, para que cada partido y cada comité del Si o del No, incluidos nosotros los jóvenes, puedan mostrar sus inquietudes y sus propuestas frente al futuro del país.

La injusticia política que se cometió

Las Farc, como resultado final de este diálogo y del posterior acuerdo, salió bastante beneficiada; con un partido político creado y financiado por el Gobiernos y con representación política sin necesidad de un solo voto, aún para quienes hayan cometido crímenes de lesa humanidad. Pregúntenle a Daniel Raisbeck como fue fundar el Partido Libertario, cuantas firmas necesito, de donde tuvo que encontrar los fondos y las firmas necesarias, solo para crear el partido.... A las Farc se les ahorran el esfuerzo que todos los que tenemos el deseo de hacer política vamos a tener que hacer, a los criminales se les dan privilegios y a nosotros por oponernos, se nos tilda de enemigos de La Paz, gente apátrida e indiferente, cuando somos todo lo contrario.

Es grosero que se nos considere sin amor a la patria por oponernos al acuerdo...
Era bastante más fácil apoyar el Si, eso lo sabe cualquiera, lo sabe usted mismo, lo sabe su Facebook y su Twitter también. Haber hecho campaña por el No fue desgastante, por los indultos que se recibieron por haber expuesto nuestras ideas en un marco de respeto y de participación ciudadana, pero más triste es aún que hoy se nos tilde a nosotros de enemigos de La Paz.

Que Colombia no dude el compromiso que tenemos los jóvenes que apoyamos el no por el país, que no dude que si hicimos campaña por esta opción, exponiéndonos a insultos y a maltratos, fue porque estábamos seguros que era lo mejor para el país. Que Colombia no dude que siempre estuvimos y estamos dispuestos a dialogar, solo estamos esperando que el Nobel de La Paz acepte nuestra invitación.

@JEMatallana

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1364

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El gobierno contramayoritario

El gobierno contramayoritario

Puja por ser sede de la firma de la paz

Puja por ser sede de la firma de la paz

Envión de Santos para lograr cese al fuego con el ELN

Envión de Santos para lograr cese al fuego con el ELN

Nota Ciudadana
Demos el primer paso pero, ¿a dónde?

Demos el primer paso pero, ¿a dónde?