Aunque existe el recurso, en Villavicencio no hay agua

“¿Cómo es posible que en la ciudad el acceso al recurso hídrico se convierta en un lujo?”

Por: David Sáenz Guerrero
Mayo 17, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Aunque existe el recurso, en Villavicencio no hay agua
Foto: Hernando Herrera / El Tiempo

Por tres años consecutivos el acueducto y las autoridades gubernamentales de Villavicencio han demostrado su ineptitud para solucionar el problema del acueducto, pues en distintas ocasiones la ciudad se ha enfrentado a estar sin un recurso fundamental para la vida: el agua. Prácticamente podrían oficializar una nueva festividad en Villavicencio: “El festival de la totuma”.

Esta situación resulta paradójica, pues el recurso hídrico existe, Villavicencio es uno de los lugares con más pluviosidad en el territorio colombiano. Así mismo, esta ciudad es la capital de uno de los departamentos más prósperos de Colombia. Sin embargo, las autoridades manifiestan que el problema radica en que el invierno de la región es demasiado agreste y que, por tanto, es prácticamente imposible prever los daños.

De la misma manera, las autoridades dicen que el arreglo definitivo del acueducto costaría 25 mil millones de pesos. Es normal que cuando un ciudadano lea o escuche estas razones se asuste y crea que la única solución es tener paciencia y esperar. No obstante, si en esta ciudad y en la región ha habido obras, tal como la vía de Bogotá a Villavicencio, que desafía la naturaleza; y hay universidades y centros comerciales cuyos costos sobrepasan la cifra anteriormente dicha, ¿cómo puede ser que una capital de departamento no logre dominar la naturaleza para hacer un acueducto a la altura de una ciudad capital y tampoco logre tramitar los recursos para tener un acueducto en óptimas condiciones?

Los argumentos de las autoridades encargadas son una burla a la inteligencia de los habitantes de la ciudad. Aun cuando se reconoce que el invierno de esta zona del país sí es amenazante, ya no estamos en la edad media. Es decir, a través de la ciencia y la tecnología podemos conocer los límites de la naturaleza para así poder encausarla. Aunque el invierno de esta región se traduce en fuertes lluvias, no es tan devastador como el de los lugares en que las temperaturas llegan a menos veinte o treinta grados centígrados y el agua se congela, y para colmo se imposibilita el trabajo en los lugares descubiertos. Afortunadamente somos un país tropical, pues, ¿cómo sería si nos viéramos enfrentados a un invierno en que las temperaturas bajan a cero?, ¿dirían que no tendríamos agua porque la naturaleza es muy violenta y el agua se congela?

La situación de Villavicencio muestra la incompetencia de las autoridades locales para llevar las riendas de una ciudad que cada día crece más y que, por consiguiente, tiene nuevos retos que exigen un gobierno preparado y ético para dar soluciones contundentes. Ante tal panorama sería conveniente revisar las siguientes preguntas: ¿cómo es posible que este problema siga perdurando año tras año y los ciudadanos tengamos que resignarnos a las razones sin sentido con las que se burlan de nosotros?, ¿cómo es posible que en la ciudad el acceso al recurso hídrico se convierta en un lujo, cuando gozar del servicio del agua debería ser una manifestación mínima de que lo público es lo sagrado? Y, por último, ¿cuál es el papel de las instituciones como la superintendencia de servicios públicos ante este grave escenario?

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
260

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus