Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Trump fue elegido porque el mundo cambió

Apareció una nueva clase de ‘trabajadores inconformes’ o de ‘indignados’, y la ‘revolución digital’ acabó con el monopolio de poder sobre la información

Por:
noviembre 30, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Ganaron los que votaron por Trump pero no porque él fuera tramposo, racista, machista o espantoso, ni porque los americanos votaran por eso.

Y los resultados electorales que concluyen que el triunfo se logró al ganar los estados considerados como el ‘cinturón blindado de los demócratas’ explica lo que sucedió pero no el porqué.

Como lo han anotado varios analistas, lo que caracterizó la campaña fue el manejo de la ‘guerra sucia’ que desplazó a las propuestas programáticas. Ambas partes se dedicaron a desarrollar ataques a características de su competidor. Pero los demócratas lo dirigieron a sus condiciones personales, mientras Trump estimulaba el rechazo hacia lo politically correct que Hillary representaba. Y Hillary representaba un mundo que los votantes decidieron que  debía cambiarse o había cambiado.

Por eso el resultado se debió a algo mucho más profundo que las estrategias electorales, las cuales simplemente supieron aprovechar esto.

Dos fenómenos fueron determinantes y son hitos que marcaron ese  cambio del mundo.

De una parte el cambio de la composición de la sociedad. Ya el primer objetivo de las mayorías no es, como lo fue durante muchos siglos, simplemente conseguir los recursos para sobrevivir: ni son las necesidades básicas o la capacidad de satisfacerlas lo único que es referencia para como se clasifican las clases sociales; la categorización en clases baja, media y alta ya no es representativa del orden político tal cual hoy funciona.

 

La categorización en clases baja, media y alta
ya no es representativa del orden político tal cual hoy funciona

 

El aumento en los ingresos de los pobres produjo una disminución de la pobreza pero también un aumento de las necesidades que se creaban con el cambio de situación económica. Pero con ello el poder adquisitivo para satisfacer esas nuevas necesidades no solo no creció sino disminuyó generando una mayor insatisfacción.

Apareció una nueva clase de ‘trabajadores inconformes’ o de ´indignados’ cuya preocupación ya no se limita a cómo responder por su propia situación sino reflexionan hacia cómo es y cómo debería ser el orden social; una preocupación política en su sentido amplio; y lo que antes era marginal  se concreta en un rechazo al orden imperante, a comenzar por los políticos, por la clase política y por la forma en que funcionan dentro del sistema imperante.

La segunda razón y origen parcial del anterior es que el ciudadano dejó de ser dependiente de los medios de comunicación masivos; dependiente no solo de que fuera su cuasi única fuente de información, sino de lo que ello implicaba en cuanto a que se convertía en realidad lo que esos medios necesitaban crear como noticia.

Los ‘comunicadores’ habían sustituido a los órganos institucionales —Congresos, Parlamento— como voceros de la ciudadanía; habían aprovechado fallas de los políticos que de por sí eran causa de su desprestigio, presentando como regla esas falencias, de tal manera que su poder desplazó al poder político.

Pero la ‘revolución digital’ acabó con ese monopolio de poder sobre la información que convertía en  ‘opinión pública’ lo que servía sus intereses, y aparecieron los medios alternativos en las redes sociales y la Web.

 

En el caso americano lo determinante para la elección de Trump
fue el voto de la ‘clase trabajadora inconforme’

 

En el caso americano lo determinante para la elección de Trump fue el voto de la ‘clase trabajadora inconforme’: la ‘America profunda’ siempre había sido republicana y lo que cambió fueron los Estados considerados baluarte demócrata por ser donde tenían su asiento las grandes industrias. Pero la nueva mayoría de inconformes hizo que esos estados —Pensilvania, Wisconsin, Carolina del Norte, Ohio, Michigan— emitieran un ‘voto protesta’ que le dio el triunfo no tanto a una persona —Trump— sino a una rebelión contra el modelo que se les ofrecía y se pretendía mantener  como alternativa.

Trump fue elegido porque atacó a la clase política que Hillary por excelencia representaba; porque se enfrentó a los medios de comunicación del establecimiento que la respaldaban y promovían ante los cuales la población era escéptica; y porque el estamento de la clase trabajadora que se sintió frustrado con los resultados producidos en sus Estados votó contra la continuidad de un modelo que los había perjudicado.

Pero el cambio no solo muestra la disminución del poder de la clase política y de lo que se puede llamar los grandes medios de comunicación del establecimiento: también confirma que el sistema democrático y capitalista no solo no es el ´fin de la historia` sino que es deficiente en la medida que el brexit, el triunfo del No en nuestro plebiscito y la elección en los Estados Unidos han mostrado que es más la capacidad de dividir los países alrededor de falsas disyuntivas (o manipulación de mentiras y proselitismo tramposo) que la de concretar lo que conviene a los respectivos países.

 

Publicidad
0
808
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Juan Manuel López

¿El Acuerdo de La Habana existe o no existe?

El acuerdo final, el del Teatro Colón, bien o mal, se está desarrollando, pero quedan pendientes, y no parece posible manejar la subsiguiente implementación de la misma forma

Ahora viene lo duro

De los gloriosos a los dolorosos, a pagar la fiesta. Aunque quienes gobiernan crean que pueden convencernos de que los que vienen son los gozosos

Un país mal informado no tiene opinión sino pasiones

Ni blanco ni negro, lo que se debe es reconocer que el fin del conflicto es bueno para el país, pero muchísimo menos de lo que se presenta a la opinión pública

Falta saber cómo será el golpe

No estamos al borde del abismo, pendientes de si damos el paso para caer en él, sino ya estamos en el aire sin saber cómo será el porrazo

Lo peligroso de las redes sociales

Las redes empiezan a tener más poder que los medios convencionales, lo pertinente es saber si son más peligrosas siguiendo el principio de que entre más poder son necesarios más controles

Reducir la paz a sus verdaderas proporciones

Cinco falacias que rodean a la paz

La Moralidad Administrativa a la colombiana (o la ‘moralidad mediática’)

Entre nosotros no se distingue la moralidad administrativa de los delitos penales que acaban siendo los únicos perseguidos y por así decirlo ‘socialmente (o mediáticamente?) sancionados’

El Frente Nacional, la Constituyente del 91, y ahora el Plebiscito de Santos

Ni el Acuerdo ni quienes lo han negociado deben estar en entredicho, pero genera muchas dudas un plebiscito que se base en mentiras como que ‘es la guerra o la paz’, y la forma en que se llegó a él