Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Manuel Mejía

Manuel Mejía

Escritor bogotano. Ha publicado las novelas “Y no volvió” (Alfaguara, Bogotá, 2004), “Serpentinas tricolores” (La otra orilla, Barcelona, 2008, finalista del premio Herralde de novela 2006), “El parque del Retiro no es para todos” (Escarabajo, Bogotá, 2011), “Qué chévere” (Escarabajo, Bogotá, 2012) y "La casa por la ventana" (Planeta, Bogotá, 2015), así como el compendio de cuentos “Relatos y demencias, 13 cuentos tristes y un relato con moraleja” (Bubok, Madrid, 2010). Tiene pendiente de publicación la novela "Recuerdos imperfectos, un pequeño libro de relatos, “Preguntas frecuentes”, así como la novela "Entuertos, enredos e historias invertebradas" que quedara finalista en el Premio Iberoamericano de novela Verdum 2016.

La nueva Locombia

El petardo Odebrecht le cae en la cara a Santos y Zuluaga; la cosa tiene toda la pinta de pasar, como el caso ocho mil, al triste olvido

Justicia huera

Como Samper, ni Zuluaga ni Santos tenían idea, como si fuera fácil esconder un millón de dólares debajo de la almohada sin que la pareja se dé cuenta

¿Qué de malo tienen?

Lo que va del topless a los ejercicios sexuales en la playa

No a los humanos

Digna sería la faena si al torero le dan como único instrumento de lucha algo parecido a unos cachos, no puestos por su pareja, aclaro, sino instalados en su frente

Orangutanes con sacoleva

Con ocho mil millones proveniente de cualquier comisión fácilmente se compra el mejor y más vistoso traje

El baile de la victoria

A mí me gustó el baile de guerrilleras y observadores, haciéndome recordar la bella película de Trueba, en donde los excluidos de la sociedad intentan volver a ella

El invento del agua tibia

Basándonos en el fallo del Consejo de Estado, la mitad de los colombianos que votan son brutos y se dejan engañar más fácil que en sesión de mago de circo pobre

Gritos ciegos

El repudio por la salvajada fue general y todos pidieron justicia ejemplar. Y como van las cosas, pareciera que el asunto puede darse así

Los derechos errados

¿Censura para la última canción de Maluma? No, por fortuna vivimos en un mundo libre donde podemos apagar la canción que nos disgusta

Qué bonito se ve todo

La tal refrendación hará que al fin la paz se decrete, y tal vez dejemos de oír al que grita día y noche que la paz con LaFar es un imposible